Entre el PRI histórico, el viejo y el nuevo PRI

29/09/2016
  • Español
  • English
  • Français
  • Deutsch
  • Português
  • Opinión
-A +A

El partido surgido de la revolución mexicana, conocido por sus diferentes siglas como PNR-PRM-PRI, nació el primero de marzo de 1929 como consecuencia de los asesinatos de los principales dirigentes del movimiento armado encabezado por Francisco I Madero, la primera víctima importante de las ambiciones, intrigas e intereses en la cual se vio involucrado, como siempre, el imperio del norte a través de su embajador de cuyo nombre no me interesa acordarme.

 

A Porfirio Díaz se le podrá culpar de todo menos de haber sido el causante del millón de muertes que oficialmente hubo.

 

Antes de que Porfirio Díaz partiera a Francia todo se había reducido, prácticamente, a diferentes escaramuzas armadas, principalmente en el norte y en otras zonas del país, sin las terribles matanzas posteriores, lo que abona en beneficio de caudillo.

 

Cuando el viejo patriarca se dio cuenta del maremoto social que se le venía encima prefirió las de Villa Diego.

 

Porfirio Díaz zarpó en el Ipiranga el 31 de mayo, partiendo del puerto de Veracruz rumbo al exilio en Francia, donde murió el 2 de julio de 1915 o sea que si la revolución mexicana comenzó oficialmente el 20 de noviembre de 1910 a él le tocó padecer la revuelta un poco más de 6 meses. Después comenzaron las luchas de facciones para llenar el vacío dejado por el porfiriato y que fueron las que ensangrentaron el territorio nacional.

 

De acuerdo a diversos señalamientos históricos el movimiento armado finaliza en 1917, con la proclamación de la Constitución mexicana, otros historiadores indican a 1920 con la presidencia de Adolfo de la Huerta o en 1924 con la de Plutarco Elías Calles. Sin embargo hay quienes aseguran que el proceso se extendió hasta los años 1940, por lo tanto, supuestamente, para unos, duró siete años, lo que personalmente considero incierto ya que la lucha de facciones continuó mucho tiempo después, terminando, desde mi punto de vista, precisamente con la fundación del partido hegemónico que astutamente Plutarco Elías Calles organizó y manipuló hasta que Cárdenas lo exilio.

 

Considerando lo anterior si el movimiento armado inicia oficialmente el 20 de noviembre de 1910 y concluye con la fundación del instrumento “democrático” de la revolución mexicana el día primero de 1929, la cifra que nos da es de 19 años.

 

Con este medio institucional y electoral Plutarco Elías Calles logra salvar el pellejo y se convierte en el factótum de poder durante varios años.

 

A partir de ahí el partido constituido ha pasado por varias etapas las que he divido en tres: Histórica, que considero básicamente la más importante, el llamado viejo PRI y el denominado, últimamente, como el nuevo PRI.

 

El partido histórico, como lo llamo, lo sitúo desde su fundación hasta el sexenio de Díaz Ordaz a quien se le atravesó el movimiento del 68, que manchó para siempre su administración. Debemos comentar que en este tramo se dio el desarrollo estabilizador y la deuda externa no tenía la magnitud que ahora existe, con una inflación mínima.

 

El viejo PRI se inicia con Luis Echeverría Álvarez y termina con la derrota sufrida en el sexenio de Ernesto Zedillo. En estos años vivimos las locuras del echeverriato, la frivolidad de López Portillo, la mediocridad de Miguel de la Madrid, las perversidades de Salina de Gortari y la inexperiencia, así como la banalidad y grisácea personalidad de Zedillo. La inflación y las devaluaciones fueron los signos de estos gobiernos.

 

Fue con Peña Nieto que se utilizó el slogan del nuevo PRI que, desafortunadamente, ha sido caracterizado por innumerables escándalos mediáticos, cuya saña no tiene parangón con ningún otro sexenio, a esto debemos agregarle la corrupción galopante que ha permeado también a los gobiernos estatales, llegando a limites inconcebibles, causando como consecuencia la debacle que ahora vive este partido.

 

Es importante señalar que antes de su fundación los gobiernos postrevolucionarios ya habían obtenido importantes metas que se complementan con las diversas conquistas sociales del partido que nos ocupa, por mucho que sus enemigos lo satanicen.

 

Las reformas de Peña Nieto le han dado a la nación un estatus internacional reconocido a pesar de los ataques no gratuitos de los afectados por ellas.

 

Para lograr la formación de lo que se concibió como el nuevo Estado mexicano en su periodo histórico, a pesar de la generalizada revuelta por hegemonizar la conducción del desarrollo nacional, entre 1920 y 1934 se inicia la construcción de las instituciones que materializaron de manera relativa los principios nacionalistas. Entre las instituciones formadas durante estos años destacaron la Secretaría de Educación Pública (1921) –paso importante para lograr la laicidad de la enseñanza–, el Banco de México (1925) –convirtiéndose en el emisor único de moneda y en el restaurador y regulador del sistema financiero y bancario–, la Ley de Pensiones Civiles de Retiro –que fue la primera política de seguridad social–, el Banco de Crédito Agrícola, las Comisiones Nacionales de Irrigación y de Caminos, la leyes y códigos que ampliaron el poder de intervención del sector público tales como el Código Nacional Eléctrico y la ley sobre el petróleo, el Impuesto Sobre la Renta (ISR), la Ley Federal del Trabajo (1931), el establecimiento del salario mínimo, el Banco Nacional Hipotecario, y Nacional Financiera (1933). A esto le podemos agregar PEMEX, la CFE, el IMSS, el ISSSTE, la UNAM y el Politécnico fundamentalmente.

 

A pesar de todo el instituto político que nos ocupa está en una crisis de la cual si no se recupera en las elecciones del 18, su poderío solo será un recuerdo.

 

 

https://mail.alainet.org/es/articulo/180602
Donaciones
dossier-guerra.jpg
0001.jpg
alem554.jpg
alem553.jpg
photo_2021-05-17_11-30-23.jpg
portada552.jpg
dossier_poscovid_2.jpg
p-alai551.jpg
1
2
3
4
5
6
7
8
previous siguiente

Clasificado en

Suscribirse a America Latina en Movimiento - RSS