Los privilegiados buscan estrategia que les permita mantener el poder después del 2021

05/05/2020
  • Español
  • English
  • Français
  • Deutsch
  • Português
  • Opinión
moreno_educacion_ecuador.jpg
-A +A

El Gobierno de Lenin Moreno da palos de ciego en su estrategia para enfrentar la #Emergencia Sanitaria, lo que provoca incertidumbre en el bloque en el poder (Nebot, Lasso, banqueros, grandes importadores, grandes medios de comunicación y la Embajada de los EEUU) sobre las decisiones más adecuadas para mantener lo que lograron en agosto/2017[1], con la traición de Moreno y la aplicación del Programa de Gobierno de Lasso que había sido derrotado en las urnas.


Los objetivos del bloque en el poder se han manifestado claramente durante estos casi 3 años:

 

1.Sometimiento de nuestra política social, económica, financiera e internacional a los intereses de la política de la superpotencia imperial del norte.

 

2. Recuperación de los privilegios de los banqueros y de los grandes importadores.

 

3. Repartición de las instituciones del Estado; destrucción de la institucionalidad.

 

4. Hegemonía, control absoluto de la opinión.

 

5. Destrucción de la Revolución Cuidadana.


Lograron los 3 primeros objetivos, ahora tenemos una política alineada con los intereses de la superpotencia del norte, destruyeron UNASUR y las posibilidades de integración; regresó el neoliberalismo y los privilegios de los bancos y los grandes importadores; destruyeron la institucionalidad pública.


Pero en las elecciones de gobierno locales y de los consejeros de participación de marzo/2019 se sorprendieron, a pesar de todo el discurso de destrucción, no lograron destruir el cariño del pueblo ecuatoriano por una proyecto político que siempre tuvo como prioridad a la gente, se dieron cuenta que su campaña de mentiras no les dio resultados.


La Revolución Ciudadana es la primera organización política del Ecuador, es la única organización política de oposición.


Estos resultados no modificaron su objetivo estratégico pendiente la destrucción de la Revolución Ciudadana, trataron de posicionar una falsa contradicción entre “correistas” y “morenistas”, arremetieron con la persecución, acusaron a los dirigentes de intentos de des-estabilización, de promover un Golpe de Estado, encarcelaron a unos dirigentes, el Vicepresidente Constitucional Jorge Glas está preso en la cárcel de Latacunga, el Presidente Rafael Correa no puede regresar al Ecuador, tiene orden de prisión, otros han tenido que exiliarse.


La carta ganadora del “bloque en el poder”, Jaime Nebot, que nunca confirmó su candidatura, porque nuca pudo asegurar su triunfo en el 2021, quedó descartada en las protestas de octubre/2019 cuando se refirió en términos racistas y despectivos al movimiento indígena; Lasso nunca ha logrado desvincularse de la responsabilidad que tiene como banquero en el Feriado Bancario de 1999[2].


En esta coyuntura aparece como “outsider” el señor Otto Sonnenholzner, que había sido auto-proclamado vicepresidente en diciembre/2018[3], y que aparecería como el candidato capaz de representar a todas las fuerzas incluidas en el “bloque en el poder”. Tiene un lastre, como todo burgués privilegiado, hasta su designación como vicepresidente aparecía como accionista de una empresa “offshore” en un Paraíso Fiscal.


En el “bloque en el poder” hay contradicciones, hay intereses que a medida que se acercan las elecciones de 2021, se evidencian. Hay compañeros para los que la disputa de esos intereses debilitarían al “bloque”, yo digo: sí, puede ser, puede haber deserciones de ciertos actores políticos, pero los dirigentes del “bloque” saben que su objetivo estratégico de destruir a la Revolución Ciudadana, sigue siendo prioritario y en esa estrategia no tendrán deserciones importantes.


Sonnenholzner, lleva 14 meses en pre-campaña, inaugurando obras construidas durante el gobierno de la Revolución Ciudadana, presentándose como el político nuevo, que se preocupa por la gente, que no tiene ideología, ni posición política, no es de derecha, ni de izquierda, ni progresista, ni de centro, no es nada. Se presenta como austero, viaja en clase económica, acompañado de pocos, pero se ha rodeado de un potente equipo de comunicación que ahora empieza a aparecer.


El 11/marzo/2020 la Organización Mundial de la Salud declaró la PANDEMIA[4] por el coronavirus y el Gobierno de Ecuador el 16/marzo/2020 decreta la Emergencia Sanitaria y el toque de queda. Hay una crisis del sistema capitalista a nivel mundial, nadie compra, nadie vende, se paraliza la economía, los precios del petróleo caen.


Quien asume la vocería gubernamental para la gestión de la Emergencia Sanitaria es Sonnenholzner, acompañado de las Ministra Maria Paula Romo y Alexandra Ocles, el Presidente Moreno, por ser paciente de riesgo, aparece en contadas ocasiones durante la crisis.

 

La gestión de la crisis por parte del Gobierno ha sido un caos, colapsó el sistema de salud, la logística para la recogida de cadáveres estuvo desbordada durante dos semanas y los efectos de la pésima gestión se evidenciaron, las pruebas recién se están haciendo.


Como país somos ejemplo mundial de lo que no hay que hacer. El Gobierno Municipal de Quito, Provincial de Pichincha y Provincial de Manabí, tuvieron iniciativas. En Guayas y en Guayaquil ni el Gobierno Provincial, ni el Municipal, ni el Gobierno Nacional asumieron con responsabilidad la gestión.


El Gobierno envió a la Asamblea Nacional un proyecto de ley económica urgente que debe ser tratado en 30 días para enfrentar la crisis, en la que el 65% de los recursos para financiar las medidas para la atención y la recuperación vienen de aportes de sueldos y salarios de trabajadores y empleados públicos y privados y no de los privilegiados que se han beneficiado de las políticas económicas producto del retorno del neoliberalismo, durante estos años.


En este marco, las declaraciones de Sonnenholzner "no soy candidato a nada y no pertenezco a ningún partido político; no soy un político y nunca lo seré"[5], evidencian su fracaso en la gestión de la PANDEMIA; evidencia su doble discurso, al decir que no es político hace una declaración política.


Dice que,  hace política de forma diferente “haciendo lo correcto en lugar de lo popular”[6] pero es evidente su fracaso. ¿Qué es lo correcto? Si los médicos no tuvieron equipos de bioseguridad, si el sistema de salud colapsó, si aún no son capaces de informar el número de muertos en Guayaquil, ¿Qué es lo correcto?


Dice que: "Siempre agradeceré al presidente Lenin Moreno y a quienes me dieron la oportunidad de servir a mi país desde la vicepresidencia de la República"[7] pienso que debería agradecerle a todo el “bloque en el poder” y pedirles disculpas por no haber podido cumplir con la tarea encomendada de ser la figura para que los privilegiados puedan mantener el poder.


Es evidente el fracaso de Sonnenholzner aunque su anuncio podría ser una jugada para lograr recomponerse. En las prácticas clientelares, en la entrega de dádivas a cambio de votos, la derecha, los populistas y los socialcristianos, son expertos.


La Emergencia Sanitaria, la crisis mundial, la caída de los precios del petróleo, los compromisos firmados con el Fondo Monetario Internacional (FMI) harían muy difícil que el objetivo de destruir la Revolución Ciudadana se concrete; pero los privilegiados no están dispuestos a ceder, no les importa la VIDA, ni el FUTURO, ni que el país vaya directo al abismo.

 

Ecuador: ¿cuál es la salida?, ¿cuál es el futuro?

 

La gestión de la crisis ha sido la peor del mundo; tenemos 5,1 muertos por cada 100.000 habitantes[8] el índice más alto de Latinoamérica.

 

Lesionan nuestros sentidos la información que publican los medios de comunicación, como el New York Times, que ha informado sobre la gestión de los cadáveres[9], El País, que informa sobre la preocupación del Alcalde de Sao Paulo de que en esa ciudad no suceda lo que sucedió en Guayaquil[10], así como CNN y otros, ninguno de ellos sospechoso de difundir fake news[11] ni de ser voceros del comunismo ni del “chavismo”, como lo pretende presentar el Gobierno de Ecuador.

 

Para el autoproclamado Sonnenholzner la preocupación es el “fuerte deterioro de nuestra imagen internacional… imágenes que nunca debieron haber sucedido”[12], y no la salud y las muertes de los ecuatorianos; el pedido de disculpas no procede si no es capaz de asumir sus responsabilidades y renunciar.

 

Las declaraciones del presidente Moreno que, en cadena nacional, el 15/abril/2020, ponen en evidencia su incapacidad: “Mi situación me impide salir a territorio. Soy una persona de la tercera edad, con discapacidad física y con los problemas médicos que eso representa. Los médicos me han dicho que fácilmente podría contraer el coronavirus y que difícilmente podría superarlo, pero eso no significa que el Presidente ha estado ausente”[13]. Si el presidente no puede asumir sus responsabilidades políticas en esta Emergencia Sanitaria debe renunciar.

 

En este momento el Ecuador, por la mala gestión de la Emergencia Sanitaria, por la crisis económica, por la bajada de los precios del petróleo, por la política económica que ha favorecido a banqueros y grandes importadores, por el dinero trasladado a paraísos fiscales, está en una CRISIS HUMANITARIA que pone en riesgo la VIDA, la producción, el trabajo,  los negocios, el sistema financiero y el FUTURO de la nación ecuatoriana.

 

Por lo tanto, en este momento histórico y político:

  • No son suficientes leyes urgentes que el Gobierno pretende que la Asamblea Nacional apruebe con modificaciones o no, para que le den legitimidad.
  • Ni juicios políticos, ni resoluciones.
  • Ni el cambio de un responsable político por otro.
  • Ni la Muerte Cruzada.
  • Ni la Dictadura de Moreno, que gobernaría por decreto hasta mayo/2021.

La soluciones son:

  • El GRAN ACUERDO NACIONAL PARA ENFRENTAR LA CRISIS HUMANINITARIA.
  • Un Gobierno de Salvación Nacional transitorio, que en el marco de la Constitución,  nos conduzca a la salida de la crisis.

 

Hemos tenido gobiernos transitorios que nos han permitido enfrentar y resolver crisis, ninguna tan grave como esta, pero cabe recordar, en 1925 el gobierno provisional de Isidro Ayora[14] con la participación de liberales, reformistas, militares y ciudadanos; en 1944[15] el gobierno de la Alianza Democrática Ecuatoriana - ADE, donde participaron todas las tendencia políticas e ideológicas, comunistas, socialistas, liberales y conservadores, que le encargaron el gobierno a Velasco, quien luego traicionó la Alianza.

 

La Constitución vigente, aprobada en referéndum por el 63% de los ecuatorianos, da salida en los artículos 120, 130, 145 y 148[16], a la necesidad de tener estabilidad política, y define reglas claras para la transición democrática, luego de una década 1996 –2007 en la que tuvimos 7 presidentes; pero siempre establece la inmediata convocatoria de elecciones anticipadas.

 

Por lo tanto, la salida a la situación de crisis provocada por el Covid 19 y  a la crisis económica está en la interpretación del artículo 145 numeral 2 que plantea la “renuncia voluntaria –del Presidente- aceptada por la Asamblea Nacional”, para lo que se requiere sensibilidad y preocupación por la VIDA y el FUTURO de los ecuatorianos, que este señor no tiene. Su único objetivo es destruir a la Revolución Ciudadana y garantizar los privilegios a los banqueros y grandes importadores.

 

No es el momento de sacar ventaja, ni provecho personal, ni partidista del manejo de la crisis, es el momento de renuncias para ponerse al servicio de lo que necesita la Patria.

 

Hay que valorar la iniciativa de la Revolución Ciudadana que está dispuesta a apoyar una salida a la crisis, inclusive sin su participación; y al Presidente Rafael Correa que ha propuesto, incluso, que algún líder de la derecha ecuatoriana, adversario de la Revolución Ciudadana, asuma esa responsabilidad histórica, pero en las respuestas se evidencia el cálculo político y no la disposición a aportar a la solución.

 

En este marco, el MANIFIESTO del ACUERDO NACIONAL POR LA VIDA suscrito por  “organizaciones de la sociedad, ciudadanas y ciudadanos conscientes” plantea: declaratoria de CRISIS HUMANITARIA; suspensión del pago DEUDA EXTERNA; rechazo eliminar subsidios, despedir, bajar el sueldo y privatizar; exigir la plena vigencia y garantía de los derechos constitucionales a la vida, a la salud, a la seguridad y soberanía alimentaria; rechazar los proyectos enviados por el Ejecutivo; renuncia de Lenin Moreno y Otto Sonnenholzner[17].

 

Es un planteamiento que, siendo importante por la amplia y diversa adhesión que tiene, es insuficiente. Se requiere la participación de otros actores que estén dispuesto a aportar para salvar la VIDA y el FUTURO: las organizaciones políticas, los asambleístas, el movimiento indígena, las organizaciones de trabajadores, de campesinos, artesanos, de mujeres, las cámaras de la producción, las universidades, los gobiernos locales, los colegios de profesionales. Seguro que, si existen propuestas para la inclusión de otros sectores, éstas serán recogidas.

 

Si la Asamblea Nacional no asume el liderazgo para construir una salida política consensuada a la crisis, los asambleístas se convertirán en cómplices del desgobierno y la destrucción. Esto no se resuelve con aportes al articulado de las leyes enviadas.

 

Según señaló un dirigente, él “no entendía la política alejada de los problemas de la gente”. Conozco muchas iniciativas de militantes preocupados por acompañar este día a día de sufrimiento, pero en este momento la gente espera que alguien nos conduzca a la salida, arriesgando todo.

 

Frente a las amenazas de persecución, es el Gobierno o la Dictadura que tendrá que responder ante la historia, Eloy Alfaro fue perseguido, Velasco fue perseguido, Assad Bucaram fue perseguido, Chávez, Lagos, Bachelet, Cristina, Petro,  fueron perseguidos; Lula, Dilma, Evo, Mujica,  Rafael Correa, Jorge Glas, Paola Pabón, Virgilio Hernández, Ricardo Patiño, Gabriela Rivadeneira y otros están perseguidos y hay que asumir la responsabilidad histórica de defender la vida y el futuro.

 

Notas

 

 

 

[6] Ídem.

[7] Idem.

[8] Cuadro adjunto, de la Universidad Johns Hopkins

[14] La Revolución Juliana, que es resultado del levantamiento popular y la Masacre del 15 de noviembre de 1922, y que establece políticas para fortalecer el Estado regulador, persiguió a los banqueros que extorsionaban al Estado y estableció políticas para la atención y el bienestar de la población.

[15] La Gloriosa. 28 de mayo de 1944. Contra el Gobierno entreguista de Arroyo del Rio

[17] twitter.com/acuerdoxlavida

https://mail.alainet.org/es/articulo/206360
Donaciones
dossier-guerra.jpg
0001.jpg
alem554.jpg
alem553.jpg
photo_2021-05-17_11-30-23.jpg
portada552.jpg
dossier_poscovid_2.jpg
p-alai551.jpg
1
2
3
4
5
6
7
8
previous siguiente

Clasificado en

Pandemia

Suscribirse a America Latina en Movimiento - RSS