Post-pandemia COVID19: una propuesta en “construcción socioeconómica” en América Latina y el Caribe

12/06/2020
  • Español
  • English
  • Français
  • Deutsch
  • Português
  • Opinión
-A +A

¿Qué son commodities ambientales?

 

Commodities ambientales son mercancías originada de recursos naturales, producidas en condiciones sustentables y constituyen los insumos vitales para industria y agricultura. Se dividen en siete matrices: 1) agua; 2) energía; 3) biodiversidad; 4) floresta (madera); 5) minerales; 6) reciclaje; 7) reducción de emisiones contaminantes (en el suelo, agua y aire).

 

Las commodities ambientales obedecen a criterios de extracción, productividad, estandarización, clasificación, comercialización e inversiones y el tratamiento es distinto a los productos que en términos del mercado financiero se llaman commodities (mercancías estandarizadas para compra y venta). No son mercancías encontradas en los anaqueles de supermercados, en relación de negocios agropecuarios (soja, maíz, café, ganado, caña, azúcar, pino etc.), ni entre los bienes de consumo en general industrializados, pero están siempre conjugadas a servicios socioambientales – ecoturismo, turismo integrado, cultura y saberes, educación, información, comunicación, salud, ciencia, investigación e historia, entre otros.

 

El modelo de las commodities ambientales

 

Para mejor comprender, las commodities tradicionales (o convencionales) son mercancías estandarizadas para compra y venta. Todo lo que está en los anaqueles del supermercado está estandarizado. Por ejemplo, se encuentra entre los criterios de comoditización convencional, botellas de agua mineral, todas iguales y con la misma cantidad, criterio de embotellamiento, trato fitosanitario. El consumidor que compra un producto industrializado exige certificado de calidad, sellos comprobando la fiscalización sanitaria y, en los días de hoy, cuestiona si se trata de alimento convencional, transgénico u orgánico.

 

Figura 1 – Commodities tradicionales

 

 

Para ser una commodity, el producto pasa por una serie de exigencias de comercialización, tributación, transporte, entre otros, además de enfrentar negociaciones con los agentes internacionales para ponerla en el mercado externo. La commodity disputa espacio enfrentando embargos, barreras tarifarias y no tarifarias, como se pudo verificar en el caso de la carne brasileña, embargada por un corto período como consecuencia de sospechas infundadas de contaminación por el virus de la vaca loca.

 

Por el mismo el mismo cribo pasan las commodities ambientales. Así, comoditizar (estandarizar) no es tan sencillo como sacar orquídeas, bromelias, fibras vegetales, entre otras especies de la Mata Atlántica y vender en mercados y carreteras, como muchos lo hacen, sin cualquier sustentabilidad.

 

Justamente por obedecer a criterios de estandarización, las commodities podrían ser llamadas de moneda, pues rápidamente se transforman en dinero en cualquier parte del mundo. Como dirían los economistas, las commodities tienen liquidez, pues hay vendedores dispuestos a ofrecer las producciones (orquídeas, cacao, maracuyá, marañón, fibra vegetal, guayaba, yerba mate etc.) en condiciones sustentables y compradores dispuestos a pagar por esos productos (agroecológicos, orgánicos, permacultura, biodinámica), aunque un precio más alto de lo que pagarían por aquellos retirados de las florestas y/o producidos en el campo sin sustentabilidad.

 

No centro del trípode socioeconómico de las commodities ambientales hay el ‘ciudadano’ (legítimo representante del Mercado y del Estado), que unifica el sistema financiero y el medio ambiente.

 

Figura 2 – Commodities ambientales

 

 

No son, así, mercancías que se encuentran en los anaqueles de los supermercados, en la relación de negocios agropecuarios ni, en general, entre los bienes de consumo industrializados.

 

Diferentemente de las commodities tradicionales, las commodities ambientales obedecen a un modelo en cuyo tope se encuentran los ‘excluidos’ (quienes no tienen empleo e ingresos, por ejemplo); a la derecha está el mercado financiero y, a su izquierda, el medio ambiente.  La diferencia está en la base monetaria de este nuevo modelo que se está construyendo em Brasil.

 

Políticas públicas y el aspecto socioeconómico

 

El mercado de commodities ambientales trae conceptos y prácticas novedosas, que ofrecen alternativas viables para contraponerse al modelo de las commodities convencionales, buscando neutralizar los vicios concentradores e predatorios traídos por el  sistema, por lo cuales las grandes corporaciones y pocos países desarrollados, detentores exclusivos de capital y tecnología de punta, usufructúan de innúmeras ventajas (que van de la economía de escala, con amplitud global, a la internalización de las ganancias), aliadas a la socialización de las pérdidas, agravada por el hecho que este modelo acentúa la exclusión. En este modelo, el socioambiental, se busca la inserción de los excluidos en la economía, en condiciones de igualdad con los trabajadores.

 

Los proyectos, en esta metodología, potencializan el mercado de trabajo con la formación de equipos multidisciplinarios por el aumento de la búsqueda por profesionales especializados con la visión holística de un nuevo modelo económico de inclusión de las variables social y ambiental. Prevé un comprometimiento con promoción del ecodesarrollo. Crea conciencia sobre la importancia de la preservación de valores históricos, artísticos, culturales, paisajísticos, antropológicos, socioambientales. Promueve la inclusión social con el cambio de paradigmas (inserción de los excluidos, jubilados y minorías en general en una sociedad digna, ética y participativa). Desde esta perspectiva, lo que se propone es transformar, analizados los efectos micro y macroeconómicos.

 

Efectos microeconómicos

 

Se propone:

 

a) viabilizar la generación de ocupación e ingresos con inclusión social; b) fomentar a generación de nuevos mercados, productos y servicios; c) criar nuevos hábitos de consumo, potenciándolos; d) provocar el desarrollo de la actividad local con reducción de la economía informal; e) educar para a concientización ambiental; f) aumentar la base de la integración social con ciudadanía e calificación; g) buscar mejorar la calidad de vida; h) vislumbrar mejores perspectivas para generaciones futuras; i) crear y fortalecer organizaciones del tercer sector; j) incentivar la formación de parcerías para micro organizaciones  autosustentables.

Efectos macroeconómicos

 

Se propone:

 

  1. crear riquezas con aumento del PIB; b) aumentar la recaudación fiscal; c) aumentar la movilidad social; d) mejorar la distribución de ingresos; e) incluir el legislativo como regulador, evitando gastos innecesarios; f) mejorar la salud pública; g) reducir la violencia; f) reducir los gastos (costo ambiental y social) con políticas públicas compensatorias; h) reorientar a política fiscal, con incentivo y protección al medio ambiente; i) reorientar las inversiones públicas priorizando la salud; j) promover la educación y preservación ambiental; l) reducir la carga tributaria del país; m) promover el paso de un país puramente extractivista para un país conservacionista y preservacionista.

 

Finalmente, commodities ambientales son mucho más que un modelo alternativo para el ecodesarrollo. Son el rescate de principios y valores universales, buscando la inclusión social sin el asistencialismo y la dependencia sobejamente conocidos en el modelo tradicional.

 

Construcción participativa del modelo

 

El desarrollo de ese nuevo modelo económico requiere la concientización de todos los segmentos de la sociedad civil organizada y la sensibilización de empresarios, sistema financiero, emprendedores, políticos y gobiernos sobre la importancia de crear condiciones para una economía justa, socialmente digna, políticamente participativa e integrada.

 

Así, es lo que produce agricultura sustentable, de preservación y conservación forestal, de protección a manantiales, que une la producción agrícola con la utilización de parte de las tierras para plantar y crear ganado e otra parte para reforestación, investigación de plantas ornamentales y medicinales, piscicultura, apicultura, creación de animales y aves exóticas y en extinción; e lo que explora conscientemente el turismo rural/ecológico, con planeamientos de educación y entrenamientos agroambientales para el agricultor/campesino, sus hijos y comunidades en los más diversos niveles, desde la infancia hasta la vejez, estimulándolos y abstrayéndoles la total productividad y experiencia. Valorando la naturaleza y el ser humano. 

 

Eso se va a dar por medio de discusiones que involucren principios filosóficos del ecodesarrollo y debates sobre las interacciones entre medio ambiente, derechos humanos y mercado financiero.

 

No podría ser diferente, una vez que sería prácticamente imposible crear mecanismos para generar empleo, ocupación, trabajo e ingresos combatiendo loa degradación ambiental, la exclusión y las desigualdades sociales, financiados por la democratización del capital, sin que esté involucrado y comprometido aquél que será su propietario y mayor beneficiario: ¡el pueblo brasileño!

 

Nota:

 

Matrices ambientales: nunca dijimos que matrices ambientales son mercancías y tampoco hemos propuesto instrumentos económicos para mercantilizarlas y financierizarlas. Aunque le entendimiento del sentido común procure resumir la expresión commodities ambientales al conjunto de mercancías y sus matrices, ya que uno (la commodity) no existirá sin preservar y conservar la otra (matriz) Por el contrario, la defensa de las commodities ambientales y de sus matrices consiste justamente en el derecho de uso de los bienes comunes por las presentes y futuras generaciones y en el principio de la dignidad de la persona humana.

 

 Referencias:

 

EL KHALILI, Amyra. El “Flujograma de Marillac” y la economía de Francisco. 09.06.2020. Diálogos del Sur. Acesso em: junho 2020.  https://dialogosdelsur.operamundi.uol.com.br/medio-ambiente/65118/medio-ambiente-el-flujograma-de-marillac-y-la-economia-de-francisco

 

 EL KHALILI, Amyra. Commodities ambientais em missão de paz: novo modelo econômico para a América Latina e o Caribe. Bragança Paulista: Heresis, 2017. 336 p.

 

Amyra El Khalili es profesora de economía socioambiental, editora de las redes Movimiento Mujeres por la P@Z! y Alianza RECOs – Redes de Cooperación Comunitaria Sin Fronteras.

 

Versión en español: Beatriz Cannabrava, Diálogos del Sur.

 

 Publicado en Diálogos do Sul en portugués:

 

https://dialogosdosul.operamundi.uol.com.br/brasil/53098/o-que-sao-commodities-ambientais-e-como-podem-ajudar-o-ecodesenvolvimento

 

 

https://mail.alainet.org/es/articulo/207206
Donaciones
dossier-guerra.jpg
0001.jpg
alem554.jpg
alem553.jpg
photo_2021-05-17_11-30-23.jpg
portada552.jpg
dossier_poscovid_2.jpg
p-alai551.jpg
1
2
3
4
5
6
7
8
previous siguiente

Poscovid19

Suscribirse a America Latina en Movimiento - RSS