A 35 años de Chernóbil, el accidente nuclear más grave de la historia

El accidente ocurrido el 26 de abril de 1985 en el norte de Ucrania, expulsó materiales radioactivos 500 veces mayores a los generados en 1945 por la bomba atómica lanzada en Hiroshima por EEUU.

27/04/2021
  • Español
  • English
  • Français
  • Deutsch
  • Português
  • Opinión
chernobil.jpg
-A +A

El 26 de abril de 1985, fecha de la que se cumplen hoy 35 años, se produjo una explosión en la central atómica “Vladimir Illich Lenin”, situada en las afueras de la localidad de Pripiat, a dieciocho kilómetros de la ciudad de Chernóbil, en el norte de Ucrania, por entonces parte de la ex Unión de las Repúblicas Socialistas Soviéticas, la que se constituyó en el peor accidente nuclear de la historia de la humanidad.

 

El accidente se produjo a las 1h.23m. durante una prueba de corte eléctrico en el Reactor 4 de la central nuclear. Se reconocieron 31 fallecidos en forma directa aunque existen algunas controversias en la materia. Dicho accidente se encuentra también incluido entre los mayores desastres medioambientales sufridos por el planeta Tierra. El otro gran accidente nuclear fue el sucedido en 2011, veinticinco años más tarde, en Fukushima I, en el Japón.

 

El día después del accidente nuclear

 

También son objeto de controversias las causas que motivaron el estallido del reactor. Sobre lo que existe un acuerdo generalizado es que desde la jornada previa se realizaba un experimento que exigía una disminución de la potencia y durante cuyo desarrollo se fueron observando desequilibrios en el referido Reactor 4. Desequilibrios que provocaron el sobrecalentamiento en el núcleo del reactor lo que no pudo ser controlado por los operadores.

 

A raíz de ello se produjeron una o dos explosiones sucesivas tras las cuales se desató un incendio generalizado. También de resultas de las explosiones voló la tapa del reactor de 1200 toneladas y fue expulsada una importante cantidad de materiales radioactivos a la atmósfera los que conformaron una nube que se expandió por Europa y América del Norte. Las estimaciones al respecto señalan que la cantidad de dióxido de uranio, carburo de boro, óxido de eutropio, erbio, aleaciones de circonio y grafito y demás materiales radioactivos y tóxicos expulsados fue unas 500 veces mayor a la generada en 1945 por la bomba atómica lanzada en Hiroshima por los Estados Unidos de América.

 

El hecho hizo que las entonces autoridades de la URSS tuvieran que evacuar a más de 116.000 personas en el marco de una alarma internacional declarada tras comprobarse radioactvidad en trece países de Europa Central y Europa Oriental. Esa situación hizo que se destinaran unas 600.000 personas, a las que se denominó “liquidadores”, para realizar tareas de contención y mitigación en los alrededores. Asimismo se aisló una zona de treinta kilómetros de radio alrededor de la central. Un área a la que se denominó “zona de alienación”, la que aún sigue vigente 35 años más tarde.

 

De acuerdo con las informaciones suministradas solamente un reducido porcentaje de “liquidadores” se vieron gravemente afectados por la alta radioactividad a raíz de los cuidados del caso. En cuanto a los 31 muertos dos lo fueron como resultado inmediato de la explosión en tanto los otros 29 fallecieron a lo largo de los tres meses siguientes. Ya durante el primer día luego de la explosión hubo mil afectados por la radiación pero esa cifra se multiplicó progresivamente a varios cientos de miles entre los cinco millones que vivieron en áreas contaminadas y unos 400.000 en otras más gravemente contaminadas. Aún hoy no existen trabajos precisos alrededor de todo ello.

 

Chernóbil en el presente

 

Ya separada Ucrania de la URSS su gobierno logró, después de arduas negociaciones, que la comunidad internacional financiase el cierre final de la central nuclear, lo que se terminó de concretar el 15 de diciembre de 2000, más de catorce años después de la explosión. A continuación se construyó lo que se dio en llamar un “sarcófago” con el que se buscó cubrir el reactor y aislar el interior del mismo. Pero el mismo se deterioró rápidamente por diversas circunstancias con el devenir del tiempo. Así fue que en 2004 se inició la construcción de un nuevo “sarcófago” en tanto se mantiene inactivo el resto de los reactores de la central.

 

Ese nuevo “sarcófago” se inauguró en noviembre de 2016. Se trata de la mayor estructura móvil construida hasta la fecha a nivel mundial. Tiene un arco de 110 metros de alto, 150 de ancho y 256 de largo, con un peso de treinta mil toneladas. Se lo construyó a unos 180 metros de la ubicación del reactor y posteriormente se lo colocó encima mediante la utilización de un sistema de rieles, estimándose que su utilidad superará los cien años. Su costo total fue de 1500 millones de euros que fueron financiados por el Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo y por 28 países que, en conjunto, donaron 1417 millones de euros. La obra fue llevada a cabo por la empresa constructora francesa Novarka y está equipada con un sistema de grúas, manejadas a distancia, cuyo propósito es desmontar progresivamente la anterior estructura.

 

- Fernando Del Corro es periodista, historiador, docente en la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires.

https://marcelobonelli.cienradios.com/a-35-anos-de-chernobil-el-accidente-nuclear-mas-grave-de-la-historia/#

 

 

https://www.alainet.org/es/articulo/211999
Donaciones
dossier-guerra.jpg
0001.jpg
alem554.jpg
alem553.jpg
photo_2021-05-17_11-30-23.jpg
portada552.jpg
dossier_poscovid_2.jpg
p-alai551.jpg
1
2
3
4
5
6
7
8
previous siguiente

Clasificado en

Suscribirse a America Latina en Movimiento - RSS