Agencia Notimex: amenaza de cierre por huelga

Ante la amenaza a trabajadores de la Agencia de noticias del Estado Mexicano, algunas reflexiones sobre los derechos laborales, la libertad de expresión, el derecho a la información de la sociedad y una visión de Estado.

14/07/2021
  • Español
  • English
  • Français
  • Deutsch
  • Português
  • Opinión
notimex.jpeg
-A +A

“A nadie la faltan fuerzas, lo que a muchísimos les falta es voluntad”: Víctor Hugo.

 

 

Suena vacilada. Pero parece ir en serio. Se trata del “ultimátum” (¡sic!) que dio este viernes 9 de julio 2021, el “vocero” de la Presidencia de la República, Jesús Ramírez Cuevas, a los periodistas —mayoritariamente mujeres— del Sindicato Único de Trabajadores de Notimex (SutNotimex), en huelga por ¡17 meses ya!: O “regresan a trabajar bajo la dirección de Sanjuana Martínez o se cierra la agencia”.

 

Lo primero que salta a la vista es: ¿Qué tiene qué ver un asunto con otro? ¿Acaso los periodistas huelguistas impiden que la “agencia” haga su trabajo de informar como debe hacerlo una Agencia de Estado? Claro que ambas actividades son disímbolas, nada qué ver. O, ¿a quién se quiere engañar?

 

¿Qué se pretende con el “ultimátum”, obligar a los trabajadores en huelga a incorporarse a dicha “agencia”, sin que la dirección que encabeza Sanjuana Martínez Montemayor reconozca sus derechos laborales, discutidos ya en cuantiosas mesas de trabajo?

 

¿Olvidó “comunicación social” del gobierno de la Cuarta Transformación (4T), que Conciliación y Arbitraje no solo ordenó la incorporación inmediata de los trabajadores a sus labores en la “agencia”, también inclusive determinó “suspender operaciones” debido al desacato de la directora Martínez? ¿En dónde queda la legalidad?

 

Para un gobierno democrático como el de la 4T, ¿cuesta tanto trabajo reconocer los derechos laborales de los trabajadores (con soporte constitucional), en este caso periodistas profesionales, cuando de una “agencia” del Estado se trata?

 

Aquí cabe una interrogante expuesta en otras ocasiones: ¿La pretensión del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador es no darle la importancia que tiene una Agencia de Noticias del Estado Mexicano, como sí se la dieron inclusive los gobiernos del presidencialismo priista en sus peores tiempos de autoritarismo o verticalismo informativo, o al menos lo intentaron?

 

Visión de Estado

 

¿En dónde queda la apertura democrática del régimen, que en materia de comunicación implica el derecho a la información, a ser informado y a no ser molestado por las opiniones e investigaciones, tanto de periodistas como de la sociedad en general? ¿En dónde quedan?

 

Acaso se trata de usar como pretexto la huelga del SutNotimex para realmente proceder a la desaparición de dicha Agencia del Estado, que no “agencia” del gobierno en turno, así sea el de la 4T. Otra interrogante: ¿Al gobierno del presidente López Obrador no aquilata la importancia de una agencia de Estado, independiente del gobierno, que informe con los respectivos “equilibrios” a la sociedad, fuera de las presiones o visiones de los partidos?

 

Una Agencia de Estado como Institución, que preste el servicio de informar sin las tendencias o pretensiones del momento, sean de partido, sectoriales o desde el propio gobierno. El solo hecho de que cualquiera de los actores atienda solo las necesidades o requerimientos de una parte de la problemática nacional, descuidando a otra o al resto ya es parcial. Y debe admitir los señalamientos respectivos.

 

Lo contrario, de la parcialidad suena verticalismo o imposición. Creer que la verdad de la situación nacional es solo de la única forma de comunicar del actual gobierno, “las mañaneras”, es caer en cualquiera de lo descrito. Inclusive eso es darle armas a la derecha para lo que quiera, porque no es uno sino muchos los temas o asuntos que son parcialmente atendidos.

 

Es engañoso que el gobierno presuma tener la verdad en aquellos temas que incluso cuestiona, como el sistema de partidos carente de representatividad, los planes de gobierno anteriores de clara tendencia neoliberal que solo generaron tamaños desequilibrios, la acumulación de riqueza en pocas manos y la pobreza generalizada para la población por el manejo de la economía; así como el achicamiento del Estado, tan pernicioso para la sociedad y sus requerimientos, u otros asuntos como la seguridad pública, el crimen organizado y la relación del país con el exterior.

 

Y una Agencia del Estado sirve para eso y más en cualquier gobierno de “apertura democrática”. Con todo y la tendencia, también hay que decirlo, es a favorecer los intereses privados y de los gobiernos, como ocurre en los países “desarrollados”.

 

Pero una la Agencia del Estado autónoma funciona para dale certeza a la sociedad de lo que informa. Precisamente en este gobierno de la 4T puede ser más que útil un buen manejo de la información, desde una óptica ajena al gobierno, para mayor credibilidad de todos.

 

470 días de huelga, y más

 

En cambio, lo que nos informa el actual gobierno, en voz de su vocero, es que por unos terceros que nada tienen que ver en la operación de la “agencia” del gobierno, si no paran su huelga entonces la “agencia” desaparece.

 

Ese es el manejo de un derecho de huelga que, luego del plantón de unos días en las inmediaciones de Palacio, se levanta con la voluntad de entrar a otro proceso de “negociación” con los titulares de Gobernación, del Trabajo y de Presidencia, justo para avanzar “hacia un proceso definitivo y resolver el conflicto laboral”.

 

Pero, ¿en qué resulta? En amenaza. Y con desaparecer la Agencia del Estado. Ante todo esto, del conflicto atropellado de los compañeros del SutNotimex, ¿qué clase de gobierno atropella los derechos laborales? Pero sobre todo: ¿qué política de Comunicación Social implementa el gobierno de la Cuarta Transformación?

 

Ni lo uno ni lo otro. Ni solución laboral y amenaza de “desaparición”, como política del gobierno. Hasta condicionado a que la lideresa Adriana Urrea no sea admitida. ¿En dónde quedan las “conciliaciones”, las 25 resoluciones favorables de las demandas individuales por los despidos injustificados, el reconocimiento de las antigüedades y los amparos correspondientes ganados? ¿Dónde quedan los 470 días de huelga que se cumplieron este viernes 9 de julio?

 

¿A qué se reduce eso? Cuando TODO cuenta. Más cuando el derecho es el que asiste a los desatinos de una política de comunicación social que hoy confronta más que conciliar. La presunta desaparición de Notimex será tanto como dar más armas a la derecha, por las connotaciones no precisamente democráticas. Digamos maderistas.

 

 

El autor es director de geopolítica.com. Secretario General de la Fraternidad de Reporteros de México, A.C.

https://www.alainet.org/es/articulo/213057
Donaciones
dossier-guerra.jpg
0001.jpg
alem554.jpg
alem553.jpg
photo_2021-05-17_11-30-23.jpg
portada552.jpg
dossier_poscovid_2.jpg
p-alai551.jpg
1
2
3
4
5
6
7
8
previous siguiente
Suscribirse a America Latina en Movimiento - RSS