Migrantes haitianos

"Los demócratas y los republicanos no son muy diferentes cuando se trata de política internacional"

Tras la visibilización de la crisis de los migrantes haitianos en las últimas semanas, ALAI conversó con Mamyrah Dougé-Prosper, activista y académica haitiana, sobre la situación política y migratoria de aquella nación caribeña.

21/10/2021
  • Español
  • English
  • Français
  • Deutsch
  • Português
  • Opinión
migrantes_haiti.jpg
migrantes_haitianos_texas
-A +A

¿Qué está pasando ahora? ¿Por qué estalla la situación ahora? ¿Por qué están todos esos migrantes en el mismo momento y en el mismo lugar? 

 

La gente en la frontera no es sólo haitiana; hay mucha gente que sale de Centroamérica. Y los haitianos no son nuevos en este tipo de migración hacia la frontera de Estados Unidos. En 2018 ya cruzaban 11 países saliendo de Brasil y Chile para llegar a la frontera. Por supuesto, hay un énfasis en los haitianos porque diez mil de ellos terminaron en Texas, y no está completamente claro quién los está llevando allí. Quiero decir, hay un par de teorías o conspiraciones, pero esencialmente la gente se está comunicando a través de cosas como WhatsApp, y la gente en la frontera de California (que viven en Tijuana o cerca) fue redirigida a Texas, y se les dijo que esa frontera iba a ser más fácil de pasar, lo que obviamente no fue el caso.  

 
 

¿Cuándo y por qué empezó este patrón migratorio? ¿Y por qué Brasil y Chile? 

 
 

La razón por la que empezaron en Brasil y Chile está muy ligada a la ocupación de la ONU. La inestabilidad en Haití -que es resultado del imperio estadounidense- está llevando a estas personas a Estados Unidos. Y si miras hacia atrás en 2004 cuando hay un golpe de estado en Haití y tienes esta misión de la ONU, Brasil y Chile están a la cabeza de esta misión. Así que hay una relación directa en términos de por qué los haitianos eligieron ir a Brasil. No es realmente una elección. Pero la gente fue esencialmente reclutada para trabajar en los estadios de la Copa del Mundo, los estadios olímpicos, porque se convirtieron en la mano de obra más barata en Brasil. Y después de ser utilizados, no había más trabajos para ellos. Y no tienen papeles. Tienen que empezar a pensar en los próximos pasos. Y hay grandes comunidades haitianas en los Estados Unidos, por lo que la gente tiende a tener familia ya allí.  

 
 

Así que llevan mucho tiempo migrando... 

 
 

En 2008 los haitianos empezaron a ir a Brasil, pero vemos un repunte bajo el actual partido que sigue en el poder en Haití, que fue puesto en marcha en 2010 bajo la bendición de Hillary Clinton. Los demócratas de Estados Unidos esencialmente manipularon las elecciones soberanas de Haití para asegurar que este partido llegara al poder. Y hubo un terremoto en 2010 que también causó estos patrones de migración, no solo fuera sino también dentro de Haití. Pero con la llegada al poder de este partido, aceleraron el plan liberal, que es esencialmente un plan de desarrollo de cuatro ejes: el turismo, las grandes plantaciones, la agroindustria y también los parques industriales y la minería, pero todos estos diferentes proyectos de desarrollo requieren tierra. Así que significa que hay que desplazar a la gente de sus tierras y parte de esta migración forzada está relacionada con el despojo de tierras. Uno se ve obligado a abandonar su tierra, ya sea porque le han engañado para que la venda con la idea de que va a ganar dinero para trasladarse a las ciudades o porque le han echado de la tierra aunque no quiera venderla. O incluso hay muchas personas que han ocupado tierras durante cientos de años que no tienen necesariamente papeles legales y son desplazadas. Así que todavía no está muy claro hacer estas conexiones directamente con los 10.000 migrantes y si son las personas que están directamente desplazadas. Pero vimos que el terremoto provocó desplazamientos internos y externos en 2010. Y este partido le quitó la tierra a la gente. Les quitó su medio de vida, y eso significa que la gente tiene que empezar a marcharse. Algunas personas han pagado cuatro mil dólares sólo para llegar a Brasil, lo que significa que están vendiendo sus posesiones, están vendiendo sus tierras. 

 
 

Y ahora estas personas están llegando a la frontera de Estados Unidos... 

 
 

Imagínense esas personas que terminaron en Brasil caminando a 11 países para llegar a la frontera con Estados Unidos, y hubo informes de que entre el 19 y el 29 de septiembre hubo al menos 18 vuelos que trajeron de vuelta a quinientos haitianos. Y se trata de personas que se fueron porque no tenían una buena vida en Haití y que ahora regresan. Y definitivamente hay una contradicción en la política de Estados Unidos o en la forma en que Estados Unidos habla de Haití. Emiten avisos de viaje que dicen "no vayan a Haití, hay bandas y secuestros e inseguridad. No es un lugar al que nadie deba ir". Y, sin embargo, deportan a miles de personas a un lugar que dicen que no es habitable. Y al mismo tiempo que deportan a los haitianos, reciben a treinta y cinco mil afganos en Estados Unidos". 

 
 

Biden dijo antes de iniciar su mandato que con él la política con los migrantes sería diferente, sería más humanitaria. Y ahora tenemos esto. Y Daniel Foote ha dejado su puesto. ¿Cuál es su opinión al respecto? 

 
 

Realmente no importa si el demócrata o el republicano está en el cargo. La política exterior de EE.UU. es la misma, en particular cuando se trata de Haití. Los demócratas y los republicanos no son muy diferentes cuando se trata de política internacional. Y Biden fue al pequeño Haití (little Haiti), en Miami, para hablar con la comunidad haitiana sobre su voto. Y vimos que tan pronto como Biden llegó, estaba deportando a los haitianos. Y hay muchas citas que circulan con la vicepresidenta Kamala Harris, cuando era candidata, siendo extremadamente crítica con Trump por meter a la gente en jaulas y separar a las familias. Y lo que ella no dijo es que esa política la trajo en realidad Obama, los demócratas. Trump heredó este tipo de prácticas de la administración Obama. Así que vemos que los demócratas, cuando se trata de inmigración, no son los liberales que creemos que son. 

 
 

Y también Biden tiene que apaciguar a una base de votantes blancos que no está muy contenta con él. ¿Por qué iba a dejar entrar a un montón de negros haitianos? Así que están constantemente jugando a este juego de comprometerse con el otro lado que se opone a ellos. Y por supuesto, los haitianos son los migrantes más indeseables, no sólo en Estados Unidos, es el caso de las Bahamas, de Guyana, de Martinica y de Guadalupe. Siempre son ellos los que son despojados de la ciudadanía o devueltos a Haití. Es una práctica regional. Por supuesto, ponemos la lupa sobre Estados Unidos, porque dice promover la democracia y los derechos humanos, y escuchamos a diez mil personas en la frontera. Pero esto es cierto para los haitianos de toda la región. 

 
 

Así que no tengo ninguna confianza en que Biden vaya a cambiar de rumbo. Y lo mismo vimos en los años noventa cuando Bill Clinton se presentaba a las elecciones, hizo muchas promesas a los haitianos y éstos le votaron, y luego nada. Esta es una práctica en general de los demócratas. Cuando se trata de la población negra, no sólo de los haitianos como grupo negro, sino también de los afroamericanos, intentan seducirlos para que les voten y hacen sus promesas: "Vamos a cambiar las condiciones. Vamos a crear puestos de trabajo; vamos a hacer frente a la violencia policial". Son muy radicales en sus discursos como candidatos y, en cuanto llegan al poder, no se nota la diferencia con los republicanos. 

 
 

¿Existe algún tipo de solidaridad negra entre los ciudadanos de Estados Unidos y los inmigrantes negros? 

 
 

Sí. Yo misma formé parte de una coordinación de varias organizaciones diferentes aquí en Estados Unidos y Canadá y en toda América Latina. Hemos tenido muchas organizaciones negras, organizaciones haitiano-estadounidenses, pero también organizaciones negras que se identifican con todo tipo de personas que defienden a los haitianos, haciendo declaraciones y presionando a la administración, protestando en la ONU y en varios otros sitios que simbolizan el poder de Estados Unidos. Estamos viendo ahora mismo otra ronda de solidaridad afrodescendiente en todo el continente americano y particularmente de los negros americanos que es muy fuerte. Los izquierdistas específicamente, pero en general los afroamericanos, creo, son solidarios con los haitianos. Incluso después del terremoto de 2010, uno de cada dos estadounidenses que apoyaron los esfuerzos de reconstrucción eran afroamericanos. Así que hay una especie de conciencia negra y también ven a Haití como un lugar del que son responsables de alguna manera, ya sea de forma paternalista o de forma solidaria. Existe la idea de que estamos conectados. 

 
 

¿Cree que las diversas crisis en Haití (violencia, magnicidio, terremoto) podrían estar influyendo en la cantidad de migrantes haitianos? 

 
 

Estas personas llevan meses caminando, así que vienen de mucho antes. Pero creo que la conexión existe, está relacionada con el partido en el poder, como dije antes. Puedes ver este patrón de migración a Brasil desde 2008. Y vemos una aceleración, particularmente desde 2016. Y tienes la ocupación con el gobierno de transición y el terremoto de 2010. Eso es definitivamente una razón para que la gente se mueva. Pero tienes este partido que llega al poder y el partido tiene el único propósito de impulsar los nuevos planes de desarrollo, planes de desarrollo liberales y también robar el dinero. Luego tienes el escándalo con el fondo de Venezuela. Existía la posibilidad de que el gobierno construyera por fin viviendas públicas, hospitales y carreteras, pero en lugar de ello esta gente aprovechó la oportunidad para robar el dinero. Así que se han robado fondos para la reconstrucción de terremotos; el dinero no va a parar a los lugares adecuados. El dinero se está robando para que los parques industriales estén en la agroindustria y la minería y le quiten las tierras a la gente. Entonces, ¿qué se supone que debe hacer la gente? Incluso la clase media se está yendo. Y alrededor de 2016, las pandillas se volvieron exponencialmente poderosas. Y estamos hablando de gente pobre, desempleada, que de alguna manera tiene armas y máquinas de grado militar. ¿Quién les está dando armas? Y sabemos que Estados Unidos es el mayor productor de armas de la región, así que puede que no haya pruebas. Pero si usas la reducción lógica, puedes empezar a ver algunas conexiones. Las pandillas están controlando los territorios. La policía ni siquiera puede ir allí. Cuando miras los números de las elecciones, Puerto Príncipe votó en mayor número por este partido. Y hay una correlación entre la fuerza de las bandas y el control de este territorio, el control de la gente y de a quién vota la gente. Y luego este partido es capaz de ganar otra ronda. En 2018, cuando empezaron las protestas desde julio, el primer paro y la protesta masiva de noviembre, 70 personas fueron masacradas en pleno día, masacradas, descuartizadas, mujeres violadas. El gobierno no dijo nada. Así que por supuesto que se van. Así que este partido es directamente responsable de esta crisis. Así que hay conexiones directas en lo que está sucediendo en Haití y este partido en particular que Estados Unidos sigue apoyando, sin importar todos los informes de violaciones de derechos humanos que se han publicado. Siguen afirmando que de alguna manera esto es democracia. 

 
 

¿Cuáles son las perspectivas para la gente que ya está en México y para la gente que está en Haití? 

 
 

No es que el Estado mexicano sea más favorable a los haitianos que el Estado estadounidense. En Haití, se están realizando esfuerzos, no revolucionarios, pero sí prometedores, para traer algo de democracia o algo de espacio para que la gente respire y viva. Hay una comisión para encontrar la solución haitiana a la crisis de Haití que se formó a principios de este año y con el asesinato, trataron muy rápidamente de seguir haciendo el trabajo. Y es uno de los primeros esfuerzos que vemos en mucho tiempo de reunir a todos los partidos progresistas, a diferentes sectores de la población. Es un esfuerzo para intentar crear realmente un diálogo nacional y sustituir la estructura de poder. Por supuesto, es difícil hacerlo, tomar el poder sin armas. Están recogiendo firmas de diferentes organizaciones de la sociedad civil, organizaciones de base. Eso es algo esperanzador en este momento. Hay esfuerzos que la gente está haciendo para cambiar este momento.

https://www.alainet.org/es/articulo/214157
Donaciones
dossier-guerra.jpg
0001.jpg
alem554.jpg
alem553.jpg
photo_2021-05-17_11-30-23.jpg
portada552.jpg
dossier_poscovid_2.jpg
p-alai551.jpg
1
2
3
4
5
6
7
8
previous siguiente

Clasificado en

Suscribirse a America Latina en Movimiento - RSS