China y Rusia; Alianza Militar o Complementariedad Estratégica

Tomando conciencia de las fortalezas y debilidades de Rusia y China, ambas potencias podrían avanzar en proyectos concretos de complementariedad estratégica, sin tener que llegar a comprometerse en una alianza militar formal.

03/01/2022
  • Español
  • English
  • Français
  • Deutsch
  • Português
  • Análisis
cooperacion_militar_rusia_china_-_vtv.jpg
Foto: VTV
-A +A

En el Occidente colectivo, los gobiernos, sus departamentos de prensa, la mediática internacional y la industria del entretenimiento han fabricado la matriz de opinión sobre el inminente “peligro chino” y la permanente “amenaza rusa”, alertando al “mundo civilizado y democrático” de las perversas intenciones de esta liga del mal constituida por las mayores autocracias del planeta. Con este discurso instalado en el imaginario colectivo se justifica la necesidad de estar preparado para repeler la agresión de Rusia y contener el expansionismo chino; con esto quedan cubiertas las explicaciones necesarias para justificar los enormes gastos en armas, las alianzas militares, el emplazamiento de fuerzas cada vez más cerca de las fronteras terrestres, así como la incursión cercana a los espacios aéreos y marítimos de los rivales estratégicos rusos y chinos. Resulta irónico que quien acusa de peligros y amenazas sea quien acosa deliberada y sistemáticamente a sus rivales; después de todo, como declarará recientemente el presidente Putin: Son EEUU y sus aliados los que movilizan sus fuerzas en nuestras fronteras y no al contrario.

 

EEUU y el occidente colectivo han declarado a China y Rusia como sus rivales estratégicos, e incluso directamente como sus enemigos y vienen procediendo en consecuencia. La OTAN se expande hacia el este, aun cuando prometió no hacerlo, moviliza y emplaza, tropas, equipo y armas, incluidas las nucleares, en Europa oriental; promueve revoluciones de colores en el espacio postsoviético, y donde logra cambiar el gobierno fomenta la rusofobia y refuerza su capacidad bélica con armas y asesores militares occidentales, tal cual ocurrió en el caso de Ucrania, hoy en día instrumento fundamental contra Rusia y el punto más álgido de las relaciones entre ésta y occidente, actualmente es un escenario en espera de la respuesta de EEUU y la OTAN a las propuestas enviadas por Rusia; además Estados Unidos y sus aliados hacen incursiones en el Mar Negro y despliegues aéreos cerca de Crimea; por su parte Japón reaviva sus reclamos sobre las islas Kuriles en el extremo oriente ruso.

 

Con respecto al otro rival estratégico, EEUU establece alianzas militares para contener a China, tanto con las fuerzas armadas más importantes de la región después de la propia China, como lo son Japón, India y Australia, en el mecanismo QUAD, con la participación indirecta y extraoficial de otros aliados pro-occidentales como Corea del Sur; también crea AUKUS con sus hermanos de la Anglosfera Reino Unido y Australia, en una alianza que incluye intercambio de recursos de inteligencia, y tecnologías bélicas como los submarinos nucleares para Australia; el cerco chino se completa con la red de espionaje de los 5 ojos (los miembros de AUKUS más Canadá y Nueva Zelanda), las famosas operaciones de libertad de navegación, los ejercicios navales MALABAR, los vuelos de aviones espías y bombarderos estratégicos, así como las patrullas de submarinos nucleares; no obstante la herramienta privilegiada en la estrategia anti China es Taiwán, una provincia que la ONU y oficialmente EEUU, admiten que forma parte de China, pero que recibe apoyo en sus pretensiones secesionistas del occidente colectivo; un apoyo que se traduce en armas, equipo, y asesores militares. La estrategia de contención contra China crea al menos 5 puntos álgidos de presión alrededor de China: Taiwán, el mar de China Meridional, el Mar de China Oriental, la línea de control real entre China e India y las islas Diaoyu/Senkaku con Japón.

 

Frente a OTAN/AUKUS, ¿habrá alianza militar China/Rusia?

 

Tanto el Presidente XI como el Presidente Putin han declarado que las relaciones entre sus países son las mejores en toda su historia, pero eso no significa o se traduce necesariamente en una alianza formal de naturaleza militar, al menos no por ahora; sin embargo, la declaración como enemigos jurados de parte de EEUU y el occidente colectivo, con la consecuente presión militar contra sus fronteras y áreas de seguridad vital, está obligando a la resurgente Rusia y a la emergente China a unirse cada vez más en materia defensiva, como lo demuestran los ejercicios conjuntos binacionales y en el marco de la Organización de Cooperación de Shangai (OCS), con la participación de fuerzas terrestres y aéreas de ambos países, tanto en territorio chino como en tierras rusas; los vuelos conjuntos de la aviación estratégica de ambos estados cerca de Japón y Corea del Sur y la patrulla conjunta de 10 buques de guerra de ambas armadas alrededor de Japón; eso sin olvidar el importante apoyo brindado por Rusia para mejorar la capacidad anti-misiles de China. Hasta ahora la cooperación militar entre ambas potencias no puede considerarse como una alianza, ni parece estar entre los intereses de ambas naciones llegar hasta ese punto, al menos no en términos de una alianza al estilo occidental, dónde EEUU comanda y decide y los demás actúan como vasallos obedientes e incondicionales. Ni China ni Rusia aceptaría ese tipo de relación de subordinación; no obstante, la cooperación puede avanzar aún más, permitiendo que las fortalezas de un país complementen las debilidades del otro, encaminándose a una complementariedad estratégica que fortalezca a ambas potencias ante la presión coordinada del occidente colectivo.

 

Complementariedad Estratégica China/Rusia

 

Rusia es heredera del complejo militar industrial y las tecnologías militares soviéticas, que en muchos aspectos han sabido conservar, desarrollar e incluso en algunos aspectos superar, como en el caso de la tecnología hipersónica de la que Rusia es hasta ahora líder indiscutible, sin embargo, la herencia soviética se deteriora y entra en obsolescencia afectando ramas tan importantes como la marina de guerra que aún no ha podido recuperar plenamente la capacidad de construir buques oceánicos, o de primer rango en la clasificación rusa; la aviación se ha mantenido fuerte, aunque la escasez de recursos, sobre todo en los 90 y primera parte de los 2000, ha obligado a disminuir los números y retrasado la implementación de aviones de 5ta generación, no se puede decir lo mismo de la aviación naval, mucho más afectada por los problemas citados; otro aspecto donde Rusia conserva una fortaleza muy importante es en la fuerza submarina, así como en la aviación estratégica que permanece en condiciones. Ni que decir de las capacidades nucleares de Rusia que mantienen y mejoran constantemente la capacidad de disuasión estratégica, a la par de EEUU.

 

China, apoyada en su enorme economía y una planificación centralizada y disciplinada, ha desarrollado tecnologías de primer nivel, poniéndose a la par e incluso tomando la delantera en aéreas como el 5G, avanzando ya al 6G, la inteligencia artificial, la computación cuántica, las tecnologías espaciales, entre otras, y por supuesto en las aplicaciones militares de todas esas innovaciones; además está a la saga de Rusia, pero muy por delante de EEUU en tecnología hipersónica. Lo más relevante del meteórico ascenso chino en materia de defensa, es el desarrollo de un complejo militar industrial gigantesco, que ha permitido la rápida modernización y equipamiento de sus fuerzas armadas, incrementando en varios órdenes de magnitud sus indicadores tanto cuantitativos como cualitativos; tanto las fuerzas terrestres como las aéreas se han beneficiado del poder de construcción del complejo industrial militar chino para satisfacer sus necesidades de equipamiento, dependiendo cada vez menos de las importaciones; pero quien más ha ganado impulso es la armada de China, la capacidad de construcción naval militar china no tiene igual en el mundo en este momento, en poco tiempo han logrado convertir a las fuerzas marítimas chinas en la armada más grande del mundo por número de barcos y la segunda por tonelaje. Puede producir, prácticamente cualquier tipo de buques, de cualquier tamaño y para cualquier necesidad en poco tiempo, como lo demuestra la construcción y lanzamiento de portaaviones, portahelicópteros, anfibios, destructores y fragatas. No todo es color de rosa en las defensas chinas; entre las debilidades actuales se encuentran la aviación estratégica, muy numerosa en cantidad, pero rezagada en cuanto al rango, la velocidad, las municiones y el sigilo, si bien el próximo H20 solucionará la primera y la última de estas variables, hoy por hoy, representa un punto débil. Otro tanto puede decirse de las fuerzas submarinas, tecnológicamente aun a la zaga de EEUU y Rusia; otro punto clave tiene que ver con la capacidad misilística y anti-misiles de China, en el primer caso, actualmente se están construyendo silos para aumentar significativamente el arsenal nuclear y pasar de una disuasión mínima a una autentica capacidad de represalia, sobre el segundo aspecto, ya se dijo aquí que Rusia había hecho un aporte, pero aún podría mejorar.

 

Escenarios posibles de la complementariedad estratégica

 

Tomando conciencia de las fortalezas y debilidades de cada una, ambas potencias podrían avanzar en proyectos concretos de complementariedad estratégica, sin tener que llegar a comprometerse en una alianza militar formal. A continuación, analizaremos las posibles manifestaciones de la complementariedad, que requerirán la voluntad política, económica y militar de ambos socios, así como la superación de recelos, prejuicios e incluso el orgullo por la industria nacional; se trata simplemente de aceptar la realidad actual y tomar decisiones oportunas ante las amenazas comunes.

 

Aumentar la interoperabilidad

 

Incrementar el número de ejercicios y maniobras conjuntas de las fuerzas terrestres, aéreas y marítimas de las fuerzas combinadas en territorio de ambas naciones, sobre todo en las zonas en las que el occidente colectivo realiza constantemente sus demostraciones de fuerza y exhibiciones musculares, como el mar de China y el Mar Negro, así como en el Báltico y el Océano pacífico, sin dejar de realizar sus propias operaciones de libertad de navegación cerca de las posesiones de EEUU en el Pacífico e incluso en el Caribe, como prometiera China hace poco; los vuelos de la aviación estratégica de Rusia y China y la patrulla de sus armadas combinadas de este año, son una muestra de este primer escenario, solo que multiplicado y expandido. Una mayor integración de las redes de inteligencia y anti espionaje resulta necesaria para contrarrestar los 5 Ojos.

 

Otra manifestación de este escenario sería la firma de acuerdos para el uso de bases navales y aeródromos en el territorio del país socio, que podrían fungir tanto como centros de entrenamientos conjuntos, como estaciones de reabastecimiento y salto para los buques y aviones del socio; esto permitiría que los barcos de la enorme armada china visitarán las bases rusas en el asediado Mar Negro, el Mediterráneo o el Báltico, sin olvidar el extremo oriente ruso; de igual manera, la aviación estratégica rusa podría utilizar aeródromos chinos como estación de salto para patrullar extensas áreas del Mar de China y el Océano Pacifico bajo la protección de cazas chinos, sin lugar a dudas los destructores 055 de la clase Renhai en el Mar Negro y los cisnes Blancos TU-160M sobre el Mar de China enviarían un mensaje alto y claro de complementariedad.

 

Acuerdo de Construcción Naval

 

Los misiles anti buque Zircón de Rusia han entrado en producción en serie, y tienen el potencial de convertirse en cambiadores de juego en los mares y océanos del mundo, son como las balas de plata necesarias para enfrentar una amenaza más fuerte, pero se puede decir que Rusia tiene las balas pero no las armas para dispararlas, o al menos no las suficientes, las fragatas del proyecto 22350 de la clase Gorshkov serán de las primeras portadoras, muy buenas, pero Rusia solo tiene 2 en servicio y la velocidad de construcción es relativamente lenta, mientras que la clase 22350M, del tamaño destructor aun no comienzan a construirse; quien sí tiene armas para esas balas de plata y las puede construir grandes y rápidamente es China; un acuerdo de construcción naval podría engendrar los más poderosos barcos de guerra para servir como los anhelados buques de primer rango para Rusia y los mejores guardaespaldas para los grupos de portaaviones de China; sólo imagine 8 destructores tipo 055 y 8 del tipo 052D, pero que en lugar de la configuración de armamento original de origen chino, llevaran una combinación de S-400 Naval para la defensa aérea de largo alcance, y los misiles hipersónicos Zircón como armas ofensivas; 4 de cada uno para Rusia y la otra mitad para China, para los rusos los tipo 055 más grandes podrían ir a las flotas del norte y del pacifico a razón de un par para cada uno, en tanto los más pequeños 052D irían al mar Negro y al Báltico; por su parte China podría asignar uno de cada modelo para sus grupos de portaaviones, junto con las versiones originales con configuración china. Obviamente el acuerdo puede incluir otro tipo de barcos, pero atendiendo las prioridades está es una posibilidad considerable.

 

Entre tanto los rusos podrían concentrarse en la producción local de fragatas 22350M en un astillero y delegar en otro la continuación del proyecto 22350+ (igual al original pero con más celdas de lanzamiento vertical), así como las corbetas y otros modelos que ya están dominados, dándole la oportunidad a la industria local de continuar su recuperación; de esta forma se favorece la recuperación de las capacidades locales al tiempo que se resuelven las necesidades más urgentes de defensa.

 

Un aspecto en el que la experiencia y tecnologías rusas beneficiarían notablemente las capacidades de la armada china serían las tecnologías para el desarrollo de Rompehielos y la optimización de los submarinos nucleares, los primeros fundamentales para la ruta de seda ártica en cooperación con Rusia, y los segundos vitales, sobre todo luego del acuerdo, en el marco de AUKUS, de submarinos nucleares para la armada australiana, además del efecto que dicho acuerdo causó en la región y que ha reavivado el interés de otras naciones en el despliegue de submarinos nucleares, tal es el caso de la India y Corea del Sur, casualmente en ambos casos estaría involucrada Francia, justamente la potencia europea que fue excluida del contrato con Australia a través del acuerdo AUKUS.

 

Adquisiciones cruzadas de la industria aeronáutica

 

Es cierto que la industria aeronáutica china ya se volvió en gran parte autosuficiente y está en capacidad casi plena de solventar todas las necesidades de equipamiento tanto de la fuerza aérea como de la aviación naval, la producción en masa de J-20 de 5ta generación, con motores nacionales y además una nueva variante de 2 asientos, así como el desarrollo de una versión para portaaviones del J-31 también de 5ta generación, además de la masiva producción de cazas 4++, dan fe de ello; no obstante, el nivel de amenaza podría ameritar complementar la producción local con la adquisición de productos rusos de los cuales se puede aprovechar sus ventajas particulares; por ejemplo el gran alcance (sobre todo con el próximo motor producto 30), y la mayor capacidad de bahía de armas, así como las municiones que se desarrollaron y se siguen desarrollando para él, hacen del SU-57 un candidato ideal para equipar con un avión de 5ta generación a la aviación naval china, especialmente para las funciones de interceptor aeronaval con un regimiento de la versión monoplaza equipada con misiles R-37M y los futuros PL-XX de fabricación nacional, ambos de muy largo alcance y con la capacidad suficiente para derribar los aviones de apoyo AWACS y Cisternas de una fuerza de ataque enemiga, e incluso los cazas enemigos a menor distancia; un segundo regimiento se encargaría de la función de caza bombarderos navales, para ello seguramente se requeriría una versión biplaza (a desarrollar) armada con los avanzados misiles anti buque rusos y chinos, incluyendo porque no, una versión en miniatura del Zircón. Considerando la capacidad industrial China, podría incluso producir esos aviones localmente, de la mano de Shenyang, con experiencia en la producción de aviones rusos de Sukhoi.

 

Por otra parte Rusia podría encontrar en China una rápida respuesta a sus necesidades de aviones de apoyo para la aviación naval, específicamente aviones de patrulla marítima y anti submarinos, que los rusos ni siquiera están produciendo actualmente, pero si requieren con urgencia, sobre todo por el agotamiento y obsolescencia de la herencia soviética en este aspecto, además de la amenaza de las enormes fuerzas submarinas de EEUU y sus aliados; tampoco estaría de más adquirir un lote adicional de aviones de alerta temprana AWACS KJ-200 y KJ-500, al menos como medida temporal hasta que el A-100 ruso entre en producción plena.

 

¿Quién amenaza y quien es un peligro para quién?

 

Como hemos visto, las zonas más álgidas del planeta y que podrían generar conflictos en el mundo, están concentradas en los alrededores de Rusia y China, en ambos casos debido a la presencia constante de fuerzas militares de EEUU y sus aliados europeos y orientales, que comparten recursos, inteligencia, y poder bélico para intimidar a ambas potencias y hacerlas retroceder en la defensa de sus intereses nacionales, territoriales y de seguridad, amenazando su estabilidad e incluso su propia existencia. Bien, ahora echemos un vistazo a las fronteras de EEUU y su nivel de peligro y amenaza. Desde el Sur la mayor amenaza que llega desde México es la ola de inmigrantes producto de los profundos desequilibrios y la crisis estructural del sistema mundo occidental, además podríamos agregar la actividad del narco, cuya fuerza proviene precisamente de la enorme cantidad de consumidores del otro lado de la frontera; Cuba representa más un desafío político que militar, mientras que desde Canadá la mayor molestia puede ser el frio que baja de la Tundra, sobre todo durante el invierno del norte.

 

Creo que la respuesta a la pregunta del subtítulo es más que obvia; en todo caso, hay que reconocer que los Estados Unidos sí están bajo una terrible amenaza y peligro, solo que este no viene desde el exterior, sino que se gesta y desarrolla en sus propias entrañas, producto de la crisis sistémica producida por la economía financierista y el dólar inorgánico, los profundos desequilibrios e injusticias sociales, sobre todo contra las minorías nacionales, y la confrontación política al más alto nivel entre una élite nacionalista / industrial / continentalista y otra élite globalista / financierista / imperialista / unipolarista. En resumidas cuentas es precisamente EEUU la mayor amenaza y el mayor peligro, no solo para China y Rusia, sino para todo el mundo, por cuanto se aferra a la condición insostenible de hegemón mundial, con un orden unipolar al que se niega a renunciar, su no aceptación de la realidad y de la necesidad de adaptarse y convivir en un mundo multipolar, combinado con su convicción excepcionalista y supremacista, aunado a su aún inmenso poder destructivo, además de la crisis sistémica que lo corree por dentro, lo convierten hoy por hoy en la mayor amenaza y el mayor peligro para la especie humana.

 

- Oswaldo Espinoza: Pltgo. MSc. Docente/investigador UBV/CEPEC. 
Administrador de los blogs: https://tableroordenmundial.blogspot.com/ y https://descolonizarlaeducacion.blogspot.com/.

 

 

https://www.alainet.org/es/articulo/214641
Donaciones
dossier-guerra.jpg
0001.jpg
alem554.jpg
alem553.jpg
photo_2021-05-17_11-30-23.jpg
portada552.jpg
dossier_poscovid_2.jpg
p-alai551.jpg
1
2
3
4
5
6
7
8
previous siguiente
Suscribirse a America Latina en Movimiento - RSS